El motivo más común es que tu software de correo electrónico esté clasificando los correos de Fred Perry como «correo basura», lo que hace que se envíen a tu carpeta de spam o no deseado.

Añade «fred@fredperry.com» a tu libreta de direcciones de correo electrónico para que no vuelva a ocurrir.

Si ya lo has hecho y sigues sin recibir nuestros correos, comprueba desde «Mi cuenta» que la dirección de correo electrónico con la que te suscribiste es tu dirección actual (prueba con tu dirección actual o una dirección antigua). De lo contrario, contáctanos y haremos todo lo posible para ayudarte.