Comprueba que los datos de la tarjeta que has introducido sean correctos y que la dirección de facturación coincida exactamente con la información de la que dispone el emisor de tu tarjeta.

Si aun así el problema persiste, inténtalo con otra tarjeta o ponte en contacto con tu entidad bancaria para más información.