Presentamos un nuevo y apasionante proyecto de colaboración con la marca de propiedad palestino-israelí Adish.
Habilidosas mujeres de los pueblos de Palestina bordan a mano clásicos de Fred Perry para crear una colección especial que combina siluetas contemporáneas con técnicas artesanales palestinas.